¿Necesitas la ayuda de un especialista?

Contacta con nosotros

944 101 990

¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LAS ECOGRAFIAS DURANTE EL EMBARAZO?

La ecografía durante la gestación permite la visualización del feto, la placenta y el líquido amniótico. Esta técnica diagnóstica se realiza por vía vaginal o abdominal según las semanas de embarazo, con el objetivo de informarnos de la posible existencia de alteraciones morfológicas, control del crecimiento fetal, patología de la placenta y el líquido amniótico. Es un prueba que se considera segura para el feto.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda la realización de al menos 3 ecografías, las del primer, segundo y tercer trimestre, pero será el profesional quien decida la periodicidad ideal en  tu caso.  

La ecografía del primer trimestre forma parte del cribado de anomalías cromosómicas, siendo las más frecuentes las trisomías 21 (síndrome de Down),  la 18 (síndrome de Edwards) y la 13 (síndrome de Patau). El ser humano posee 23 pares de cromosomas, haciendo un total de 46. Las trisomías son alteraciones en las que en lugar de existir 2 cromosomas de un tipo en particular, existen 3, sumando un total de 47.

Esta ecografía se realiza entre la semana 11 y 13+6 con el objetivo de estimar la edad gestacional, medición del pliegue nucal, existencia del hueso nasal… (marcadores de cromosomopatía fetal), revisar la morfología del embrión e  identificar la existencia de patología uterina y de los ovarios.

Estos marcadores junto a los valores de las sustancias (PAPP-A y beta-hCG) en la analítica del primer trimestre y la edad materna nos ayudan a seleccionar aquellos embarazos que tienen un mayor riesgo de presentar alguna alteración cromosómica. Los resultados nos hablarán de bajo o alto riesgo o probabilidad de tener un hij@ afect@, y en el caso de que el resultado sea de alto riesgo, recomendaremos realizar algún estudio más, que según la cifra podrá ser el test prenatal no invasivo (TPNI) o DNA fetal, la amniocentesis o la biopsia corial.

El TPNI es analiza el DNA fetal libre en la sangre de la madre y nos proporciona información sobre si el feto tiene un riesgo muy alto o muy bajo de tener trisomía 21, 18 o 13. Es capaz de detectar más del 99% de los casos de trisomía 21 y el 98% de los casos de trisomía 18 y de trisomía 13. Su realización no conlleva riesgo alguno de pérdida gestacional.

La amniocentesis consiste en la obtención de líquido amniótico mediante la punción con una aguja fina a través de la pared abdominal de la madre. Se realiza en la consulta de manera ambulatoria, no es dolorosa por lo que no requiere anestesia. Debido a la manipulación existe riesgo de rotura de la bolsa o infección que conlleva un riesgo global de pérdida de embarazo de un 0,5-1%.

La biopsia corial  es la obtención de una pequeña muestra de la placenta que se puede conseguir  por vía vaginal o abdominal, a través de una aguja. También se realiza de forma ambulatoria y aunque es un poco molesta, no requiere anestesia.  Sus posibles complicaciones son rotura de la bolsa amniótica, hematomas a nivel de la placenta e infección. El riesgo de pérdida gestacional es similar al de amniocentesis.

La ecografía del segundo trimestre se realiza entre las 18 y 21+6 semanas. Es conocida como la ecografía morfológica o de las malformaciones, ya que nos sirve para el diagnóstico de anomalías estructurales, que se presentan en un 1,6-3,5% de todas las gestaciones. Se explora detalladamente cabeza, cráneo,  cara, cuello, columna, tórax, corazón, abdomen y extremidades.

La ecografía del tercer trimestre (realizada entre 34 y 36+6 semanas) sirve para valorar cómo está colocado el feto, hacer una estimación de  su crecimiento y evaluar alteraciones en la placenta y líquido amniótico, ya que alteraciones en estos parámetros podrán ocasionar un manejo diferente en el control del embarazo.

Además nos permite llevar a cabo un “repaso” morfológico del feto con el objetivo de detectar anomalías estructurales, bien que se manifiesten de manera tardía y no fuesen visibles en la ecografía anterior y que se hayan adquirido durante el embarazo debido a infecciones, tóxicos…

Éstas 3 ecografías son las mínimas a realizar durante la gestación, pero es necesario valorar a cada paciente y cada embarazo, ya que hay embarazos de alto riesgo o situaciones de urgencias que requieren un control más estrecho. Desde la Clínica Euskalduna estamos a tu disposición para el correcto seguimiento de tu embarazo y realizarte cuantas ecografias sean necesarias .Llamanos al telefono 94-4101990 y estaremos encantados de atenderte.

Interacciones con los lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies