¿Necesitas la ayuda de un especialista?

Contacta con nosotros

944 101 990

COLPOSCOPIA LA PRUEBA DEFINITIVA

¿Qué es una Colposcopia?

La colposcopia es una prueba  fundamental en la que un ginecóloga/o, con formación en la misma ,estudia al detalle la vulva, la vagina y el cuello del útero. El objetivo es buscar signos de posibles lesiones  o alteraciones diagnosticadas en una citología cervical o tras dar positivo en el virus del papiloma humano (a cepas de alto riesgo) en la toma cervical.

La colposcopia se lleva a cabo dentro del seguimiento de las patologías del cuello del útero que se hace a las pacientes en la consulta ginecológica, también en el caso de encontrarse lesiones en la zona de la vulva que requieran de un examen más minucioso.

¿En que consiste una Colposcopia?

La colposcopia es una prueba muy parecida a la citología, pero con un poco más de duración (un cuarto de hora).Es indolora, se realiza en la misma consulta y no necesita ninguna preparación previa. Tras colocarse sobre la mesa de exploración ,primero se explora la zona vulvar y luego  se introduce en la vagina el espéculo para permitir un examen minucioso de la vagina y del cuello uterino, en el que se aplica una solución a base de ácido acético y lugol. De esta manera el especialista puede distinguir con claridad cualquier cambio que pueda haber en  la mucosa vaginal y en el epitelio del cuello del útero . Si localiza tejido anormal, se efectúa una biopsia que consiste en extirpar una pequeña muestra para que que se revise en el microscopio por el patólogo.

Precauciones de la Colposcopia

A pesar de que es normal sentir cierto escozor o incomodidad debido al uso del espéculo y de los líquidos específicos que se aplican, se trata de una prueba relativamente rápida. El examen no puede coincidir con la menstruación, ni tampoco se recomienda mantener relaciones sexuales con penetración, aplicar medicamentos en la vagina ,ni utilizar copas menstruales o tampones
24 horas antes. Y si la mujer está embarazada o cree estarlo, es importante que informe a su ginecóloga/o debido a que, en algunos casos, las biopsias y los posibles tratamientos tendrán que
retrasarse hasta después de dar a luz.
Una vez completada la colposcopia, el único cuidado consiste en no introducir ningún objeto en la vagina hasta pasadas por lo menos 24 horas, para permitir que el cuello uterino se recupere.
Si se ha practicado una biopsia, estas recomendaciones se alargan un poco más en el tiempo, pero siempre pudiendo hacer vida normal y sin necesidad de solicitar baja laboral.
En este último supuesto, las pacientes suelen presentar un flujo vaginal oscuro varios días después. Este flujo, que es consecuencia de los productos utilizados para la realización del examen, también puede ir acompañado de dolores o cólicos similares a los de la regla e incluso de sangrado, ambos bastante infrecuentes. En caso de que estos síntomas se mantengan en el tiempo, el sangrado sea más abundante, no coincida con la regla o aparezca fiebre, deberá acudir al especialista.
En la Clínica Euskalduna, tenemos ginecólogas  especializadas en colposcopia y patología cervical que estarán encantadas de atenderte y resolver tus dudas. Reserva tu cita llamando la teléfono 944101990

Interacciones con los lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies